27 de abril de 2012

Soriana Iguala

No pagan envíos, por falta de efectivo…

“Jinetea” ‘Soriana’ el dinero de sus clientes

 

Julio Cázares Isacoff

 

2iufg5v“Jinetea” ‘Soriana’ el dinero de sus clientes…

Clientes de la tienda departamental “Soriana”, sucursal Iguala, denunciaron el posible “jineteo” que ahí realizan del dinero que les es enviado por parte de familiares que radican en otras partes del país y en el extranjero, obteniendo por ello -la empresa- jugosas ganancias en agravio de los denunciantes.

Al respecto, El Diario de la Tarde da a conocer un caso específico, el de la señora María Hernández, vecina de la comunidad de Nuevo Balsas, en el municipio de Cocula:

 “Me enviaron un dinerito de los Estados Unidos, y al querer cobrarlo en Soriana, me dijeron que no tenían dinero, que me esperara porque no habían vendido nada, y hasta que vendieran y tuvieran dinero me iban a pagar mi envío. Así tuve que venir tres veces por semana y no me pagaban, gastando en pasajes y mi tiempo”.

Agregó: “cuando vi que no me pagaban el envío que hizo mi esposo y mis hijos, llamé por teléfono con ellos, quienes habían hablado con los encargados de la Soriana de allá y les dijeron que tenían que pagarles porque el dinero del envío ya estaba depositado y pagado el servicio, pero aquí no me hicieron caso y hasta de ‘pata rajada’ nos trataron”, lamentó doña María.

El mismo problema sufrieron muchas personas más radicadas en esta ciudad, algunas de ellas profesoras y madres de familias, quienes revelaron casos similares: “nos traen dando vueltas argumentando los encargados del pago de estos envíos que no tienen efectivo, que debemos esperar hasta que vendan mercancía, que son órdenes de los encargados de la gerencia y que ellos (los empleados) no pueden hacer nada”.

Indicaron que a veces hay que esperar hasta tres semanas para poder cobrar sus envíos, por lo que suponen que la empresa “jinetea” este dinero, principalmente el que viene de los Estados Unidos de Norteamérica, dejándoles jugosas ganancias aunque fuera de la ley. Sin embargo, los agraviados se preguntan si habrá alguna autoridad que pueda someter la voracidad de estos empresarios…