ESTA ES UNA EDICIÓN PARCIAL DE LA INFORMACIÓN DE EL DIARIO DE LA TARDE... LA INFORMACIÓN COMPLETA EN LA EDICIÓN IMPRESA...

23 de septiembre de 2016

FORO POLITICO Por Salomón García Gálvez.

AYOTZINAPA: ¿EVITAR VIOLENCIA?

A dos años de la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa (en Iguala de la Independencia), las acciones de lucha, radicales, anarquistas e incendiarias, por parte de estudiantes y cetegistas más aliados, no han dado resultados. La sociedad repudia esos métodos de lucha. Los estudiantes, no aparecen por ningún lado, pero la investigación seguirá.
Los violentos e incendiarios actuaron irresponsablemente, hace dos años; le provocaron un gran daño económico a Guerrero, y las cosas siguen igual. La “verdad histórica” de la PGR, casi de diluyó. El escenario cambió drásticamente.
El pueblo de Guerrero ya está muy lastimado, por las acciones vandálicas. La economía estatal se encuentra casi colapsada. El turismo internacional en el Triángulo Dorado –Acapulco, Taxco, Ixtapa-Zihuatanejo-, se esfumó. Acapulco es salvado solo por el turismo nacional.
No lo entienden los radicales anarquistas y sus aliados. Las acciones de violencia, mediante bloqueos a las Autopista del Sol y otras arterias, son el “arma letal” de las organizaciones radicales y mercenarias, que ya provocaron hartazgo entre la sociedad.
Los líderes radicales se engañan solos: El pueblo guerrerense ya no quiere más bloqueos; repudia y detesta acciones de violencia de los anarquistas y aliados. Los detestan. ¿No lo entienden?  
Sin embargo, existe una verdad universal: La comunidad nacional e internacional está de acuerdo que se investigue y castigue con todo el rigor la ley a todos aquellos que propiciaron la detención y desaparición forzada de los 43 normalistas de Ayotzinapa.
Los normalistas de Ayotzinapa están bastante errados en su lucha: Por un lado, golpean la economía estatal, bloqueando arterias y carreteras federales, secuestrando vehículos de empresas privadas, enfrentando a la fuerza pública y, por otro, pregonan ser luchadores sociales que exigen la presentación de los 43 normalistas desaparecidos. Hay doble discurso.
El lunes 26 se cumplirán dos años de la masacre de Iguala de la Independencia, y la brutal represión contra estudiantes de Ayotzinapa, que nunca habían ido a “botear” a esa plaza. ¿Quién, o quiénes los mandaron allá?... Se fueron a meter a la boca del lobo.
Ni los directivos de la normal de Ayotzinapa ni los padres de los 43, mucho menos ciertos dirigentes mercenarios e inmorales y líderes aceptarán que esos muchachos fueron victimados por sicarios del crimen organizados.
Los confundieron –dicen- con rivales de otro cártel. Si lo aceptan, se cae la lucha y la negociación. Hay muchos intereses y millones de pesos de por medio.
Por lo pronto, la PGR ampliará la investigación mediante localización de más de 40 fosas clandestinas donde suponen existen restos humanos, que podrían pertenecer a los 43 normalistas de Ayotzinapa.
Estamos a unas cuantas horas para que se cumplan dos años de la masacre de Iguala de la Independencia (26/9/2014), que tuvo saldo de seis muertos y 43 normalistas desaparecidos. A partir de este día, empezarán los minutos y horas cruciales. ¿Resurgirá la violencia? -Es la pregunta que muchos se hacen-.
Un Guerrero golpeado en su economía; agredido su turismo, intimidados los inversionistas y expulsados los turistas extranjeros, NO puede resistir los embates de los radicales y anarquistas.  Acapulco, menos.
Bastante tarea tiene el gobierno estatal y el federal para lidiar con los grupos de la delincuencia organizada y desorganizada, a quienes se atribuye el cierre masivo de comercios no solo en Acapulco y Chilpancingo, sino en distintas partes de la entidad.
Oportuno fue el llamado que les hizo el gobernador Héctor Astudillo Flores a los grupos anarquistas -pro Ayotzinapa-, a no caer en la anarquía, y que sus protagonistas se conduzcan con responsabilidad. ¿Escucharían  ese positivo exhorto?
“Ojalá y que pudiéramos encontrar la verdad (de los 43 desaparecidos); porque ese hecho ha dolido, lastimado, y no se ha olvidado ni se olvidará.

“Hay que tener cuidado que ese hecho (la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa) que no traiga consecuencias dolorosas”, acotó Astudillo Flores… Punto. salomong11@yahoo.com.mx