ESTA ES UNA EDICIÓN PARCIAL DE LA INFORMACIÓN DE EL DIARIO DE LA TARDE... LA INFORMACIÓN COMPLETA EN LA EDICIÓN IMPRESA...

19 de mayo de 2017

LECTURA POLÍTICA

Noé Mondragón Norato

Guerra mediática contra Evodio, por resultados
Egolpeteo político se entiende. Está en juego la alcaldía más importante de la entidad para la elección de julio de 2018. Y hay actores políticos que quieren regresar a ella pese a sus bochornosos y sonados escándalos. Uno de ellos, el más visible quizás, es el ex edil de Acapulco y aliado político coyuntural del actual gobernador Héctor Astudillo Flores. Se trata del priísta, Manuel Añorve Baños, un personaje cuyo capital político se ensanchó con el arribo de Manlio Fabio Beltrones Rivera –su padrino político-, a la dirigencia nacional del PRI. Y comenzó a reducirse significativamente a partir de su renuncia a la misma y su posterior ostracismo político. De ahí se entiende lo demás.
EVODIO: BLANCO POLÍTICO.- En su reciente visita al puerto de Acapulco, el titular de la Secretaría de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, reconoció que la violencia había disminuido significativamente en Acapulco, y esto se había traducido en una mayor afluenciaturística. Pero algunos priístas como Manuel Añorve, lo entendieron como “línea política” desde la Federación, para convertirlo en blanco políticoY también sus demás adversarios –que igual buscan meterse a la repesca por la alcaldía porteña-, se unieron a este coro. Se lee así: 1.- Una calificación positiva por parte de la Federación priísta, para un alcalde perredista que la gobierna, derivó en nerviosismo ypreocupación para los demás actores que la persiguen. Sobre todo, porque esa evaluación refuerza las aspiraciones políticas del perredista Evodio Velázquez Aguirre, quien busca y le apuesta justamente, a la reelección en el cargo que detenta, la cual y de acuerdo a la Reforma Política de 2014, se hará efectiva a partir de la elección de julio de 2018 en diputaciones federales, locales y alcaldías. Esta Reforma ya fue aprobada por la anterior 60 legislatura local de Guerrero. 2.- Uno de los más afectados por la postura de Osorio Chong, fue justamente el ex edil tricolor, Manuel Añorve Baños. Le caló sobre todo, que el edil perredista, como parte de su gestión encaminada a promover el turismo internacional, hermanara las ciudades de Cartagena de Indias, Colombia y Acapulco. Ya antes, Evodio había logrado acuerdos en Miami, Florida, con empresas navieras con el fin de recuperar el turismo de cruceros, perdido justamente, desde la administración municipal añorvista. Es decir, como alcalde opositor está dando resultados. Y cuando eso ocurre, el celo político crece. De manera natural. Explica los ataques sistemáticos de Añorve -y de otros actores como el diputado local del MC, Ricardo Mejía Berdeja-, quien a través de ellos busca regresar a la alcaldía impulsando a su esposa, la diputada federal Julieta Fernández Márquez, como candidata del PRI a la alcaldía de Acapulco. El punto es que Manuel Añorve ya tuvo su oportunidad como alcalde. Y fracasó rotundamente. ¿Quién asegura que su esposa o alguien de su grupo político harían la diferencia? 3.- El secretario de Fomento Turístico, Ernesto Rodríguez Escalona, no aplica ninguna estrategia visible ni rentable, para atraer el turismo nacional e internacional. Por supuesto, a este personaje ni el gobernador Héctor Astudillo –quien lo acusó tras su derrota en la elección de 2005, de operar una “traición silenciosa” en su contra-, ni el ex edil Manuel Añorve, le exigen resultados. Tampoco le arman una visible guerra sucia mediática. A él, como a muchos otros priístas mediocres e incapaces, se le perdona todo. Pero Evodio los trae de cabeza. Ese es el punto.

HOJEADAS DE PÁGINAS…Plausible, razonable y entendible, es la demanda del rector de la UAGro, Javier Saldaña Almazán, en el sentido de exigir la presencia permanente del Ejército en el campus universitario de Chilpancingo, ante el irrefrenable clima de violencia e inseguridad que afecta desde hace mucho tiempo, a toda la comunidad universitaria. Lo único que falta, es voluntad política para darle cauce a dicha petición.